Debo confesar que aún no puedo ver esta película, pero hay un par de escenas que en algún momento vi por Youtube, hoy navegando me las encuentro nuevamente y aprovecho de compartirlas con Uds.

A pesar de no estar en una calidad óptima, se ve y escucha bien. Lo importante y el mensaje que de este vídeo, es que debes encontrar tu propio estilo y no imitar.

Una de las cosas que más me llamó la atención es que hace tiempo había visto en varias canciones el número mágico, 128 BPM, y me hace sentido lo que dice la película, por alguna razón utilizan esa cantidad de beats, algo de cierto debe tener.

Esta película estuvo en el catálogo de Netflix, pero no la pude encontrar ahora. En algún Torrent podrán encontrarla. Yo continuaré la búsqueda para poder verla completa algún día.